Y perdernos por Altea

11 meses ago
Andreína Pérez
573

La próxima, también quiero ir a la playa en Altea

Creo que, para viajar de verdad, a veces hay que dejarse llevar y perderse. Y así un poco fue como acabamos mi amiga Stefania y yo. En una parada que ni sabíamos los horarios con certezas, ni la vía. Y dirán, “pero no sería tan difícil, ¿no?” Bueno, cuando le preguntas a 5 personas cómo ir a Altea y ninguno sabe, o te dicen cosas contrarias… Ahí se complica la cosa. Gracias a que una chica de la zona nos vio la cara de perdidas y nos dio un viaje que nunca olvidaríamos.

¿Cómo fuimos?

Nuestro road trip por la Comunidad Valenciana había iniciado en Calpe. Un lugar que nos encantó desde el primer momento y que muchos de mis amigos brasileños fliparon con el parecido del Peñón de Ifach de Calpe al Pão de Açúcar de Río de Janeiro (que tampoco nos hubiera importado estar en Río eh). Desde ahí, teníamos clara nuestra ruta. Dos destinos seguros: Benidorm y Altea. Pero la cosa se nos complicaba, teníamos un coche de 5 personas y éramos 6.

Así que la Stefy y yo que nos encanta perdernos, nos decidimos por ser las elegidas para ir en tren. Total, eran unos 30 minutos y no se tardaba nada. Nuestro primer problema fue llegar allí, teníamos que ir si o sí en coche, porque literal estábamos en la otra punta de Calpe. Gracias a nuestro querido Kike, llegamos a la estación. Pero lo mejor estaba por llegar. Primero no sabíamos dónde se cogía, cuál era la vía, el precio, dónde se pagaba… Gracias a la chica, que, si lees este post de nuevo millones de gracias, nos explicó todo.

Un viaje para no olvidar

Pudimos pagar dentro del tren, suele dar problemas a veces, pero si les pasa algo, pueden consultar con el revisor, que la verdad son muy amables. El viaje cuesta baratísimo, es como 1.50 por persona y lo mejor es el recorrido. De verdad, me pareció mágico. La chica amablemente nos fue explicando que era cada lugar y nos dio un montón de recomendaciones para hacer tanto en Altea como en Calpe. Una de las cosas que vimos desde el tren o al menos eso nos comentó la chica fue La Iglesia Ortodoxa Rusa San Miguel Arcángel, uno de los principales complejos de hoteles de Costa Blanca, y numerosas playas.

Y así, tras 30 minutos en el que no paramos de descubrir los secretos de la Costa Blanca, llegamos a uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana, la perla blanca de Alicante. Y he de confesar que tiene un cierto parecido a Mykonos. En la parte de arriba son todo casas blancas, la iglesia con una bóveda de azulejos como las que vi en la Costa Amalfitana, la luz que transmitía… Una pasada.

Aquí les dejamos nuestra playlist del viaje.

Nuestro recorrido

Tras recuperar a todo el equipo en el Paseo Marítimo de Altea, decimos tomar un mojito antes de empezar la aventura. Nuestra recomendación del paseo es tomar o comer algo en La Greda, estaba riquísimo, unas vistas de la playa maravillosas y no es caro. Tras comer, pueden dar una vuelta por el paseo de 4 kilómetros o ir directamente a la playa de la Roda a ver el Mirador del paseo Marítimo.

Otras playas que recomendamos y que si volvemos queremos visitar son:

  • Playa de la Olla.
  • Playa del Cap Negret.
  • Playa de La Roda.

Pero ojo, aunque estamos ante una costa de más de 8 kilómetros con decenas de playas, hay que tener en cuenta que son playas de piedras no de arena como las de Calpe. Así que no olviden su silla o una tumbona. Y para bañarse, nada mejor que unos escarpines o unas sandalias cerradas.

¿Qué ver en Altea?

Para mi lo más impresionante sin duda fue visitar el casco Antiguo. Como ya había comentado, su estética me parecía una mezcla entre la Costa Amalfitana y Mykonos. Los colores blancos de las casas, las flores adornando las fachadas, los azulejos… Es un lugar único, sin duda alguna. Por ello, les recomendamos un par de cosas que hacer por estas hermosas cales de piedras. Y, sobre todo, piérdanse por sus calles disfrutando así de sus casas con tejas azules y sus preciosas tiendas de artesanía.

  • La Plaça de L’Aigua.
  • La Plaza de la Cruz.
  • La Iglesia de la Señora del Consuelo.
  • El mirador (sobre todo con la puesta de sol).
  • La Calle San Miguel (para el momento postureo en busca de la foto perfecta).
  • Calle Santa Bárbara y ver la Casa cervantes.
  • Carrer Major.
  • La Calle Cura Llinares.
  • La Plaza del Ayuntamiento (aunque está más abajo del casco histórico).

Nuestros compañeros de Vero4Travel les recomiendan unos lugares maravillosos para comer que estamos seguros de que les encantarán. Pero nosotros, también queremos mostrarles un sitio en el casco histórico que tienen que probar sí o sí. El Restaurante L’Airet D’Altea, además de tener una localización perfecta, está muy bien de precio. ¡Así que no se olviden de visitarlo!

@neverunpackspain

¿Podemos volver al verano? Yo me quedaría en la playa en #Altea disfrutando de la #CostaBlanca con el mejor #grupodeamigos ever.#vuelveverano #yaquieroviajar

♬ sonido original – Never Unpack Spain

Ya estoy con mono de playa

Yo no sé ustedes, pero yo no hay nada como un viaje a un lugar con mar. Y si me puedo bañar, mejor que mejor. Una cosa tengo clarísima, a Altea y Calpe volveré. Además de ser dos destinos que me parecen baratísimos, se está genial en ambos, se come super bien y me parecen dos lugares super bonitos. Así que esperamos que con este post se animen a visitarlos. Y recuerden, nunca dejen de viajar, descubrir y conocer lugares nuevos. ¡Millones de gracias por seguirnos y leernos cada semana!

Autor: Andreína Pérez

Deja una respuesta