Cantabria infinita

2 meses ago
Itziar Abaurrea Fernandez
98

Primera parte por Cantabria

Siempre se ha dicho que el norte es mejor que el sur porque tienen una calidad de vida totalmente diferente y desde luego que después de haber estado en un mismo mes en ambos sitios la verdad que el norte (Cantabria) ganó por goleada ya que superó todas nuestras expectativas. Si tenéis oportunidad de describirlo, os esperará un viaje lleno de naturaleza, de buena gastronomía y de muestras artísticas únicas.

Saunce

Suances nos espera

Nosotros decidimos alojarnos en Suances ya que desde ahí podíamos ir a cualquier parte de Cantabria puesto que quedaba la mayoría de sitios cerca. El primer día, decidimos ver toda la zona del centro de Suances. La primera parada que hicimos fue en el Mirador Quinta del Amo desde donde tienes unas vistas maravillosas de la ciudad, la zona del puerto y desde donde por supuesto puedes inmortalizar una foto con las letras de Suances en primer plano. También,si lo prefieres, tienes una serie de bancos desde donde puedes disfrutar de la vista sentada tranquilamente. 

Después de esta parada fuimos a inspeccionar la zona centro que quedaba a 5min andando. En ella puedes encontrar todo tipo de tiendas tanto de alimentación como de ropa y complementos, con prendas bastante originales y diferentes, eso sí, no aptas para todos los bolsillos. 

Faro de Punta del Torco de Afuera

Una vez terminada la comida, continuamos por la tarde visitando la zona del Faro de Punta del Torco de Afuera. Es recomendable ir en coche ya que a pie queda bastante lejos del centro. Por esa zona no hay parking alguno así que es mejor aparcar al ir llegando a la Playa de los Locos y desde allí aprovechar e ir observando la playa en lo alto del mirador ya que hay unas vistas espectaculares desde donde puedes ver a todos los surfistas hacer lo que mejor se les da, moverse como pez en el agua entre olas. Reconozco que la vista te cautiva y llega un punto que hasta te hipnotiza por la altura que hay. 

Turismo en Cantabria, norte de España. Mar, montaña, nieve, playa, bosques, ríos… Más información en http://www.turismodecantabria.com

Llegamos al Faro, ¡por fin!

Después puedes seguir el camino hasta llegar por fin al faro. Una vez allí existe una zona bastante estrecha y en pendiente por la que puedes acceder hasta llegar abajo para estar en el filo del acantilado. Es recomendable ir con deportivas ya que tienes que ir esquivando diferentes rocas pero la vista merece la pena, eso sí, siempre y cuando no tengas miedo a las alturas. 

Vistas desde el acantilado

Una vez terminada nuestra subida de nuevo a la zona del faro, continuamos por un sendero de arena que recorre otros acantilados que hay al lado y desde donde también hay bastante altura y puedes ver toda la profundidad del mar. He de decir que mientras íbamos andando hasta llegar al sendero, fue curioso ver como había bastantes familias cambiándose el traje de surfista en plena calle justo al lado de sus caravanas y sin tener reparo alguno.

Podías respirar aire fresco que ahora en estos tiempos de pandemia era realmente necesario

Cuando llegamos a lo alto de esos acantilados las vistas eran inmejorables, podías respirar aire fresco que ahora en estos tiempos de pandemia era realmente necesario aunque también, como podréis ver en las imágenes, la única pega era que hacía bastante viento debido a la altitud a la que estábamos. 

Hora del helado

Terminada la visita a los acantilados nos topamos con un puesto de helados artesanos bastante apetecibles del cual no pudimos resistirnos a probarlos. Ya sabíamos que los helados por excelencia del norte son los Regma pero a falta de un puesto cercano, este nos ayudó a refrescarnos bastante. 

Después de saborear el helado y de disfrutar un poco más de las vistas de la Playa de los Locos nos volvimos al centro de Suances a cenar. La verdad que íbamos sin ninguna guía previa y acabamos cenando en Moderno, un restaurante bastante apetecible visualmente por su estética pero la verdad que también por sus platos. A destacar el bonito a la plancha con tomate natural de Cantabria y también cómo no las natillas artesanales con galleta, estaban deliciosas.

Itziar Abaurrea Fernandez
Autor: Itziar Abaurrea Fernandez

Deja una respuesta