Viaje en el tiempo: Chicago

5 meses ago
Enrique Puertas
210

¿Cómo es el Chicago de hace más de 7 años?

Cuando te hablan de Estados Unidos, parece un lugar en el que se mezcla la libertad, la locura, el capitalismo radical, la tierra de oportunidades, y las hamburguesas, así como todo tipo de deportes ajenos a nosotros en Europa occidental. Al menos eso pensaba un recién convertido adolescente de 14 años, que se embarcaba en su primera gran aventura fuera de España: dos semanas alejado de su familia en Estados Unidos, Chicago me espera.

Mi primera impresión al llegar a la ciudad de Chicago fue la grandeza de ese país expresado en los edificios tan elevados que recorren sus calles (al menos la zona a la que yo fui, aquello era inmenso). Me sorprendió la reutilización de postes para todo tipo de señales de coche, ferrocarril, etc., así como su aprovechamiento para el alumbrado público, un hecho que me sorprendió.

Lo que más me impresionó de aquellas vistas fueron la zona de los rascacielos

Chicago en la actualidad: Chicago, USA 🇺🇸 – by drone [4K] Drone Snap

Empezamos el viaje

No hubo tiempo de descansar a nuestra llegada de Madrid y, tras 9 horas de vuelo y el famoso Jet Lag debido a la diferencia horaria, me dispuse junto a mis compañeros de colegio a disfrutar de los encantos que ante mí se abrían. En primer lugar, fuimos a visitar las Torres Sears (Sears Towers) y la vista que vi desde allí me dejó impactado. Era increíble para mí ver una ciudad que no tenía fin, y en cuyo horizonte se posaba el Sol. Lo que más me impresionó de aquellas vistas fueron la zona de los rascacielos, ya que nunca había visto tantos Rascacielos juntos. Era como ver las cuatro Torres de Madrid 15 o 20 veces juntas.

Otro de los atractivos de la ciudad se hallaba en el río que lo recorría, el Río Chicago, que deduzco que finalizaba en el gran Lago Michigan. Me impresionaba observar la cantidad de barcos que lo transitaban, y sobre todo los “Barco-bus” que los recorrían. También tuve la oportunidad de visitar judía de hierro “The Bean”, en la cual la gente se reflejaba en ella de forma cómica.

Chicago: una aventura única

Por último, y dado que únicamente estuve un día allí, sólo tuvimos oportunidad de visitar el inmenso lago Michigan, el cual a mí me recordaba a un mar más que un lago, dado que no veía tierra a lo lejos, y también visitamos el puerto militar de Navy Pier, reconvertido en un auténtico y divertido parque de atracciones, en el cual me sorprendió los artículos tan diferentes que allí se podían descubrir, respecto a un parque de atracciones tal y como yo lo conocía.

Por último, reseñar la simpatía de la gente, ya que nos ayudaron al descubrir que nos habíamos perdido al salir de Navy Pier, y también sorprendió la facilidad que hay para encontrar personas de lengua hispana allí.

Autor: Enrique Puertas

Deja una respuesta