Para aprovechar nuestro tercer día por el norte, decidimos ir a Potes, una villa de montaña que no nos dejó indiferente y que disfrutamos mucho de lo que ofrecía de sí misma, de su entorno y por supuesto de su gastronomía.
EUROPA
Viajerxs
3 meses ago
0
58