Sorpresas que nos dio Cracovia, casi nos quedamos en Roma

3 años ago
Andreína Pérez
273

Cracovia: la ciudad de los colores

Creo que cada viaje te cambia un poco, no solo la forma de ser o pensar, sino, que también, te ayuda a creer, a conocerte y a crecer. Eso es lo que me gusta de este proyecto. No solo que me haga crecer, ver lugares diferentes, culturas, costumbres… Sino, también, poder transportar todas estas experiencias a otras persona. Y que, por lo tanto, también contribuyan mis aventuras a crear las suyas o ayudarles a conocer cada día un poco más. Ir más allá para perdernos, pero, también, para encontrarnos. Por eso esperamos que esta aventura por Cracovia les guste.

¡Y que de aventuras he vivido en un año!. Parec años que de repente pasan veloces, en un suspiro, sin darte cuenta, un año repleto de emoción, caídas, risas, tanta felicidad y tanto aprendido. Como este viaje. Tan intenso, lleno de infortunios, descubrimientos. Pero sobre todo, de mucho frío. Aún así, valió la pena cada grado bajo cero, por poder estar allí. Unos cinco días en Polonia (dos en Cracovia y 3 en Varsovia), un avión, un tren de mil horas y nuestra salvación a la hambre, el McDonald’s. Como no, para poder optar por un pasaje económico, siempre es una buena opción nuestro querido Ryanair. Aunque los horarios no siempre son los mejores, al menos los de los pasajes más económicos, merece la pena los madrugones. Aunque en concreto, lo nuestro fue una noche en el Aeropuerto de Fiumicino. Y diréis, ¿pero por qué si hay guaguas (autobuses) a cada hora desde Roma  ir a pasar allí la noche?

Problemas que tuvimos

1.- No sabíamos lo del transporte 24 horas, ya sabemos que compañías como Tam o Shuttle, siempre tienen transporte para ir al aeropuerto (prácticamente).

2.- El incendio en el Aeropuerto de Ciampino (tranquilos que nada grave y tampoco estábamos, ni hubieron heridos, son cosas del día a día en Roma), hizo que cambiaran nuestro vuelo al Aeropuerto de Fiumicino.

3.- Cómo cambiaban el aeropuerto, también teníamos miedo que cambiaran la hora (cosas de Roma).

4.- Nuestra pobre Clara no podía arreglar la documentación de reserva y teníamos miedo de no poder viajar. Por lo que tuvimos que ir antes y esperar hasta las 4:30 (de la mañana) hasta que decidieron abrir para hacer el checking y arreglar el nombre y documentación de Clara.

¿Cómo ir a Cracovia?

A pesar de todo y contra todo pronóstico, sí, conseguimos llegar a Polonia (aunque no lo creáis esto no fue lo mejor del viaje eh). Para empezar, nuestra idea era ir a Cracovia, porque al aeropuerto que fuimos, era de los más pequeños, que prácticamente solo opera con Ryanair, el Aeropuerto de Modlin. Así que ya se podrán imaginar lo lejos que estábamos de todo. Gracias a que ya llevábamos dinero cambiado desde Italia (recordad que la moneda son los Złoty), no tuvimos problemas para coger el autobús que nos llevaría al tren (aunque en muchos sitios te dejaban pagar con tarjeta, siempre es bueno llevar algo por si acaso).El cual podríamos haber comprado por Internet por la mitad de precio. SIn embargo, un gran defecto que tienen muchas páginas de países como Polonia, es que sus páginas web se mantienen en su lengua y la parte en inglés o no está traducida o lo está mal hecha.

Tras varias horas de tren y, también, de descanso y ver como llovia y llovia. Llegamos a nuestro destino, corriendo a por una buena hamburguesa. Todo hay que decirlo, los trenes están genial. Son rápidos, limpios, tienen servicio de cafetería, cómodos, con diversos enchufes, etc. Así el viaje al menos se hace más amenos. Lo primero que hicimos tras comer, ya que la estación, como muchas de Europa, era un centro comercial, fuimos a nuestro hotel. Lo reservamos por Booking, porque nos salía más barato, estaba justo en el centro y super buena zona. Aunque para ser realista, el apartamento hotel, las camas eran lo peor (prácticamente todas estaban medias rotas o en ya rotas, a mi una noche en el suelo no me la quitó nadie). Pero por lo demás, merecía la pena por la calidad precio.

¿Qué ver?

Ahora vamos con que ver, aquí, les dejamos una lista de nuestros compañeros Viajeros Callejeros que les ayudará a saber qué es lo más importante. Lo que recomendamos totalmente es hacer un Free Tour por el barrio judío, repleto de historia, precioso y te hará conocer mejor la cultura de Cracovia y su gente. Cosas que recomendamos que ver:

1.- La Plaza del Mercado, uno de los lugares más conocidos y famosos de Cracovia, además de ser una plaza preciosa en la que puedes tomar algo, salir de fiesta o sentarte a apreciar las vistas de las casas tan bonitas que componen este lugar.

2.-El Barrio Judío o Kazimierz.

3.- La Colina de Wawel.

4.- La Puerta de Floríán.

5.- El Collegium Maius.

6.-La Planty.

7.- El Antiguo guetto y la Fábrica de Oskar Schindler.

8.- El Casco Antiguo o Stare Miasto.

9.- Los campos de concentración.

10.-Las Mianas de sal de Wieliczka.

Auschwitz y Birkenau

Nosotras, como siempre, llegamos tarde, perdimos a nuestro guía pero tuvimos suerte de conocer a un chico que hacía Free Tour. Otro de los día, aprovechamos para ir a Auschwitz y Birkenau. Lugares que hay que ver, que te rompen el corazón y te ponen la piel de gallina, pero que muestran los horrores de las sociedades pasadas. Recuerdos que nos ayudan a pensar y no cometer los fallos del pasado. Para ir, tienen que ir a la estación central de autobuses, donde venden ahí los billetes, hay cada 20 minutos más o menos, les dejamos un enlace de cómo llegar. Además, mejor que vayan con una excursión o guía, ya que toda la historia que tiene estos dos campos de concentración, requieren un especialista para que se los explique mejor. Siempre es mejor llevarlo reservado con antelación, tanto en la página web o, incluso, en Cracovia en la calle siempre ahí diferentes ofertas.

Esperamos que esta pequeña aventura les gustara, pero tranquilos, que aún queda mucho viaje. Aún falta recorrer toda Varsovia, tanto ruta gastronómica, cultural, religiosa, etc. ¡No te lo puedes perder!

Autor: Andreína Pérez

Deja una respuesta

2 comentarios