Parte 1 en Marruecos: recorriendo Marrakech

1 año ago
André Meirelles
393

Los colores de Marrakech

Soy uno de estos viajeros que cree en los viajes como una forma de madurar como persona, principalmente por el hecho de conocer diferentes realidades y estilos de vida. Cambio de perspectiva, choque cultural, paciencia, desapego por lo material… todo esto fueron puntos que pude probar en mi viaje a Marruecos, un país que estaba pendiente en mi lista de sitios a conocer. ¿Qué les parece si empezamos por Marrakech?

Por estar geográficamente ubicado en el norte de África y bien pegado a la Península Ibérica, el país árabe es uno de los destino recurrentes de españoles que anhelan una experiencia diferente a lo que se vive en el turismo europeo. Mi caso no fue muy distinto a ello. Después de haber recogido gran parte del sur de España y viajado por las principales ciudades de Portugal, decidí aceptar la propuesta ofrecida por un grupo de brasileños y pasar una semana viajando por Marruecos. 

Morocco in Motion | Travel Video de Florian Reichelt

Tuvimos la suerte de conocer a una agencia de viajes local llamada Al Desierto con Omar, que se encargaría de toda nuestra ruta por las diferentes ciudades en esta región conocida como “El Magreb”. Particularmente no soy muy fan de los viajes organizados por agencias, ya que me gusta más la libertad en la que uno se mete por los caminos no tradicionales de un país y dicta su propio ritmo de turismo. Pero es cierto que estamos hablando de un país donde la seguridad para los extranjeros no es de las más fuertes, lo que se convierte en algo recomendable estar con un guía local.

Siete días en Marruecos

Por 150 euros ya teníamos todos los lujos de nuestro viaje de siete días por las tierras marroquíes, conociendo mejor Marrakech. Prácticamente todo estaba incluido en el precio: hospedaje, desayuno, entrada en museos con visita guiada, paseo en camellos por el desierto y noche en las cabañas de un oásis. Lo único que teníamos que poner de nuestro bolsillo eran los almuerzos, que costaban alrededor de 100 dirhams (lo que equivale a más o menos 10 euros). Toda la ruta ya estaba organizada de acuerdo con nuestras necesidades y la sabíamos antes de volar rumbo a Marrakech. 

Marrakech, la ciudad roja

Son apenas 2 horas las que separan Madrid del Aeropuerto Marrakech-Menara, que presenta una fachada espectacular con elementos de arquitectura árabe. Lo primero que se nota al aterrizar en el país es el intenso bochorno que se choca contra su cara. Además, toda la ciudad pasa la sensación de un fuerte calor por su color predominantemente naranja para rojo. La gran parte de sus edificios y construcciones presentan este tono único que le ha valido el apodo de “Ciudad Roja”. 

Nuestra primera parada después de dejar las maletas en el hotel es la Plaza de Yamaa el Fna, el punto central de la ciudad y el lugar más importante para el comercio. Es en esta plaza, proclamada por la Unesco como uno de los Patrimonios Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2001, donde se desarrolla la vida pública de Marrakech. Tanto de día como de noche hay un enorme bullicio, con la presencia de centenas de personas que venden todo el tipo de mercancías. Hay los que intentan llamar la atención con sus monos, los encantadores de serpientes, los puestos de frutas, zumos, especias y comidas típicas callejeras. ¡Cada una con colores muy bonitos! Si te atreves a cenar en algunos de los restaurantes o tiendas de la plaza mucho cuidado con el tratamiento de la comida y principalmente del agua. Lo más recomendable es siempre supervisar si hay el mínimo de higiene en los locales.

Más allá de la cultura, otro modo de vivir

El ambiente también ofrece un enorme mercado para los turistas. Hay centenas de vendedores de lámparas, ropas, bolsos, suvenires, platos, chaquetas y otros objetivos. ¡Aquí empieza el arte de regatear en Marrakech! Si quieres pagar un buen precio es importante discutir un descuento con el que te vende el objetivo. De otro modo puedes acabar pagando mucho más de lo que realmente vale. 

Mezquita Kutubia

En uno de nuestros días libres para explorar Marrakech, aprovechamos para dar un paseo por la Mezquita Kutubia. Edificado en el siglo XII, su torre de color de arena es una de las más conocidas por los turistas . Sin lugar a duda, el monumento más representativo de la religión islámica en la ciudad. Recordamos que los no musulmanes tienen prohibida la entrada en la mezquita, pero aún así merece la pena contemplarla desde la plaza.

Una parada obligatoria para los que visitan la región es pasar por los jardines que están al lado de la mezquita, que componen el Parc Lalla Hasna. Como nuestro viaje fue a principios de junio, acabamos coincidiendo con el mes del Ramadán para los musulmanos y pudimos presenciar algunas celebraciones en el entorno del templo.

La gastronomía

Cómo comer también hace parte de cualquier experiencia entre viajeros, no podríamos dejar de mencionar el riquísimo desayuno marroquí. En una bellísima tienda de campaña en la azotea de nuestro hotel, pudimos disfrutar de la experiencia de la comida por la mañana. Sentados en almohadas comimos docenas de tipos de pan, panqueques con miel y queso de cabra, además del famoso té y café marroquí. Todo ello servido en el conocido tajín, un menaje típico con el que suelen servir los alimentos durante la comida.

Caminar por las calles de Marrakech es una invitación a sumergirse en su particular atmósfera. Conociendo toda la historia de la ciudad y su riqueza cultural y artística. Desde las gran variedad de productos en los mercadillos del centro hasta los bellos jardines y edificios de gran interés arquitectónico, la “Ciudad Roja” debe ser rota obligatoria para quien está interesado en conocer más de los colores de Marruecos. 

Otros sitios que conocer en la “Marrakech”

  • Los Jardines de la Menara
  • Médersa Ben Youssef
  • Dar Si Said
  • El Palacio el Badi
  • Las Tumbas Saadies
  • El palacio de Bahia
  • Koubba Ba’Adiyn
  • El Mellah (barrio judío)

Agradecimiento especial a nuestro compañero viajero Renan Ramos (Instagram: @renanramos), que fue el fotógrafo responsable por registrar los mejores momentos de todo nuestro viaje en Marruecos 🙂

Autor: André Meirelles

Deja una respuesta

1 comentario