Países Bajos más allá de Ámsterdam: mini ruta para viajeros con prisas.

1 año ago
Stefania Georgescu
535

Recorriendo los Países Bajos y sus principales ciudades

Durante los meses que estuve viviendo en Nimega, recibí muchas visitas de familiares y amigos. Tampoco es muy difícil lograr visitarlo todo, Países Bajos en sí es muy pequeño. De hecho, en un día puedes darte la vuelta al país. A veces venían por periodos muy cortos, un fin de semana o tres días y yo me llevaba las manos a la cabeza porque no sabía cómo hacer para enseñarles mis lugares favoritos y relajarnos a la vez. Por eso, se me ocurrió escoger mis ciudades favoritas y hacer un plan de abarcarlo todo en el menor tiempo posible. 

Países Bajos es conocido principalmente por Ámsterdam, miles de turistas no visitan nada más aparte de esta ciudad. Y es una pena, porque muchos se pierden un sinfín de lugares que hacen a este país único (o al menos para mi). Si quieres ir más allá y hacer una mini escapada de tu viaje a Ámsterdam pero no tienes mucho tiempo, sigue leyendo que este post es para ti. 

¿Cómo comenzó el viaje?

Es una ruta de 3 ciudades, aunque se puede extender a más dependiendo del tiempo que dispongas. Las tres están bastante cerca, no tardarás nada en llegar. Ten en cuenta que vas a tener que madrugar bastante y andar muchísimo. Así que zapatos cómodos y ¡a rumbo a la aventura!

¿Cómo llegar a estas ciudades de los Países Bajos? 

El tren te llevará a todas estas ciudades y probablemente sea el medio de transporte más rápido. Eso sí, es un poco caro en Países Bajos, pero hay varias ofertas y promociones de grupo. A veces, puede salir más barato simplemente comprando los billetes sin oferta. Cuando yo vivía allí había más ofertas de tren ilimitado por un día que se vendían en supermercados, aunque ahora parece que se ha dejado de ofrecer. Te recomiendo que cotillees bien la página web de NS, allí podrás comprobar bien los horarios, precios y promociones. Y si quieres ahorrar 1€ en cada trayecto, descárgate su app.

Primera parada: Utrecht.

Utrecht es una ciudad con muchísima vida imprescindible en nuestra ruta por Países Bajos. Lo que más recomiendo en general para todas las ciudades, es darse un paseo y perderse entre sus canales. El canal más antiguo y probablemente más conocido de Utrecht es el Oudegracht. Divide la ciudad de norte a sur. Está rodeado por árboles, terrazas y edificios que te harán sentir como si estuvieras en otro mundo. 

Otro lugar imprescindible de Utrecht es la catedral de San Martín, una iglesia de estilo gótico que te dejará boquiabierto. Un tornado destrozó la nave central de la iglesia y lo separó de su torre, Domtoren. Si visitáis la catedral, no os podéis perder su claustro (Pandhof Domkerk), un poético jardín que te invita a relajarte y meditar. 

Recomiendo en especial que subas al Domtoren, ya que es el edificio más alto de la ciudad y podrás tener las panorámicas más cautivadoras de Utrecht. En su página web oficial podrás comprar las entradas con antelación. Eso sí, prepárate para subir 465 escalones, aunque merecerá la pena cuando llegues a la cima. 

Antes de seguir con la ruta, es imprescindible parar a tomar algo en el restaurante Oliver. Es un lugar muy peculiar, pues se encuentra dentro de una antigua iglesia clandestina construida en el siglo XVI. Por dentro se conserva el altar, las bóvedas, el órgano,… No te dejará indiferente. 

Segunda parada: Rotterdam

Rotterdam es la segunda ciudad de los Países Bajos. Durante la Segunda Guerra Mundial fue completamente bombardeada y se tuvo que reconstruir. Su arquitectura contemporánea la distingue del resto de ciudades del país e incluso del mundo. Con tan sólo bajarte del tren y ver el edificio de la estación central podrás sentir las vibras de ciudad del futuro que desprende.

La primera parada será el Markthal, un edificio muy peculiar que alberga residencias, oficinas y un mercado debajo. Tiene una estructura en forma de herradura, pero lo que más se puede admirar de este edificio es su techo, un puzzle de 4500 piezas que representa el cuento ‘El Cuerno de la Abundancia’. Se trata de una obra del artista Arno Coen que inunda la fachada interior con colores, flores, frutas, peces,… Este mercado es ideal para probar distintos tipos de comida, tiene decenas de puestos con productos nacionales e internacionales.

Continuamos la ruta por Rotterdam

Después de una pequeña pausa para comer, seguimos rumbo a las Casas Cubo (Kijk-Kubus), uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Fueron diseñadas con la idea de representar un árbol, por lo que su forma es cúbica y están inclinadas 45⁰. En la actualidad, están habitadas, pero una de ellas está abierta a visitas. Sin duda, puede que sea de las casas más únicas que vayas a ver nunca y la parada es obligatoria. La visita por los interiores solo cuesta 3€ y se puede comprar directamente de allí

Al lado de las Casas Cubo comienza el Puerto Antiguo, un lugar perfecto para pasear y quedarse embobado con sus barcos. Otro icono de la ciudad cerca del Puerto Antiguo es el puente Erasmusbrug, conocido mundialmente como “El Cisne”. Te recomiendo cruzar varios puentes para admirar la arquitectura desde sus distintas perspectivas. 

Y la última parada imprescindible para los amantes del arte es el Museo Boijmans Van Beuningen. Allí podrás encontrar obras de  Dalí, Van Gogh, Leonardo da Vinci, Rembrandt,…

Si todavía tienes tiempo y vas bien de energía, puedes visitar Delfshaven, un barrio que sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Allí encontrarás una pequeña parte de lo que era antes Rotterdam.

Tercera parada en nuestra ruta por Países Bajos: Delft.

A tan solo 10kms de Rotterdam está mi ciudad favorita de los Países Bajos, Delft. Nada más pisar Delft me enamoré a primera vista de sus calles. No sé muy bien por qué, pero esta pequeña ciudad da unas vibras de estar en un cuento de hadas. La he visitado en invierno, primavera y verano y cada vez la veía más bonita. 

Nada más salir de la estación, sigue el Oude Delft Canal, este nos llevará a todos los puntos de interés de la ciudad. Lo mejor de esta ciudad es que se puede visitar su casco histórico en menos de una hora. Es muy pequeña, pero su encanto es inigualable a cualquier sitio. Te recomiendo que te des un paseo con la calma por sus calles y visites sus principales puntos de interés:

  • El Molino de Roos: es el único molino que queda en pie de la ciudad. En ocasiones se hacen visitas guiadas. 
  • El Museo Prinsenhof: un antiguo monasterio desde donde Guillermo de Orange se enfrentó a los españoles. Es imprescindible pararse a visitar su colorido jardín. 
  • La Iglesia Vieja: está junto al canal de Delft. Primero se construyó la iglesia y cuando quisieron construir la torre, se dieron cuenta de que no había espacio, por lo que intentaron desviar el canal. Sin embargo, el suelo no soportó bien el peso de la torre y se fue hundiendo poco a poco. Actualmente, lograron estabilizar pero está visiblemente inclinada. 
  • Centro Vermeer: junto al canal podrás encontrar también la antigua casa del artista nacido en Delft. E incluso podrás visitarla, en su página web oficial podrás comprarlas. 
  • La Plaza del Mercado: el lugar idóneo para tomarse algo y visitar sus únicas tiendas. Yo personalmente recomiendo entrar en las tiendas de quesos, podrás degustar todas las variedades que tienen y llevarte un buen souvenir a casa. La plaza está rodeada de edificios espectaculares como el ayuntamiento de Delft y la Iglesia Nueva. Yo te recomiendo que te tomes tu tiempo para explorar todos los edificios y alrededores.
  • Oostport: no puedes irte de Delft sin ver estas torres. Se construyeron con el objetivo de vigilar la entrada a la ciudad. Está un poco más alejado del centro, pero merece la pena el paseo por su belleza. 

¡Hasta la próxima aventura!

Si aún así te sobra tiempo y no estás muy agotado de tu aventura por los Países Bajos, hay más ciudades cercanas que visitar como Gouda, Den Haag, Leiden, Haarlem,…. Países Bajos tiene mucho que ofrecer, solo necesitas tiempo y muchas ganas de explorar y perderte por sus canales. No se puede abarcar absolutamente todo en un viaje muy corto, pero espero que esta guía os sirva de inspiración para salir de Ámsterdam en vuestro próximo viaje.

Autor: Stefania Georgescu

Deja una respuesta

2 comentarios