Navidades este año en Madrid

10 meses ago
Andreína Pérez
478

Este año nos tocan las navidades en Madrid, ya sea por seguridad de los nuestros, ya sea por evitar excesiva movilidad, varios motivos me llevaron a esta decisión. Y aquí estoy despidiendo este año tan atípico para todos con una última publicación que cierre esta etapa. Este post de Madrid es diferente a los reportajes que suelo hacer. Y sí, en este post no voy a hacer recomendaciones de las luces ni de qué hacer en Madrid.

¿Por qué?

Este año ha sido difícil para todos. Siento que todos hemos dejado una parte de nosotros muy importante en sobrevivir a este año. Y sí, hablo de sobrevivir. De nuevos comienzos. De miedo en cada llamada. De despedidas. Ha sido un año diferente y quizás único. Y sí, hemos visto cómo muchas oportunidades se nos escapaban de las manos. Como el terror se adueñaba de nuestras vidas y como sentíamos que esto nunca acabaría.

A pesar de todo, ha sido un año bonito. No por el año en sí. Pero sí por las personas que lo acompañan. Personas que han estado de un modo u otro. Por el contacto sin contacto. Por las charlas de horas y horas. Por un confinamiento que nunca creímos vivir y que nos llevó a sacar lo peor y mejor de nosotros mismos. Y sí, no ha sido nuestro año, pero quizás sí.

Ha sido un año de reencuentros, de lágrimas, de amaneceres en la playa. De mucho trabajo, de ver como todo terminaba. De mucho, pero mucho miedo. No por mi, sino por ellos. De despedidas en los aeropuertos sin saber bien cuándo sería el próximo abrazo. Y así ha sido este año. Difícil es una palabra que se queda corta. Pero en parte sí, ha sido mi año. He estado con mis seres queridos, llenado la maleta de amor, extrañado a mis amigas y amigos y hecho planes únicos en cada videollamada, en cada momento del verano. Y todos de una forma han hecho que este 2020 merezca la pena.

Gracias

Así que yo me quedo con lo bueno y no quería terminar el año sin decirlo. Sin dar esta pequeña reflexión que he tenido con mis amigos y familiares. Y sobre todo, para agradecer. Agradecer un abrazo de mi madre, un dibujo de mi hermano, un baile con mi hermana, una sonrisa de mi Toñito. Porque han sido pequeños momentos con todos, y eso los hace únicos. Así que gracias, a todos, no solo por apoyarme en locuras como esta, sino, también, en animarme a que siga. Gracias.

Autor: Andreína Pérez

Deja una respuesta

8 comentarios