Costa Rica a través de un costarricense

2 meses ago
Kevin Cambronero
96

Más allá de los volcanes en Costa Rica

A pesar de que soy costarricense, no conozco tanto del país como quisiera. De todas formas, quiero compartir lo poco que sí conozco y que pueda ser interesante para quien decida visitar Costa Rica .

Parque Nacional Volcán Irazú

Se encuentra cerca de San José, por lo que es, creo, uno de los parques nacionales más visitados por los propios ticos (que así se nos llama), aunque la cantidad de turistas extranjeros es muy grande también.

El parque se divide en dos sectores:

  • Sector cráteres: Aquí se encuentra el volcán como tal, con sus varios cráteres, aunque el mayor atractivo es el principal, que tiene una laguna color celeste/azul muy bonita (aunque se seca si escasean las lluvias). En este sector está también el segundo punto más alto del país (algo más de 3400 msnm), al que se puede llegar caminando o en automóvil; las vistas desde ahí arriba son impresionantes.
Cráter de Irazú

Justo antes de la entrada, si se gira a la derecha por se puede llegar a un pequeño mirador desde el que se puede ver el Volcán Turrialba.

  • Sector Prusia: Esta es mi parte favorita del parque. Se trata de un bosque con 16 kilómetros de caminos perfectos para explorar y llenarse de paz, o para ir a hacer ejercicio, ya que es un lugar muy frecuentado por “runners” también. Un día entero tal vez no sea suficiente para recorrerlo todo. También se ha hecho popular un árbol en particular que destaca de entre los que lo rodean, llamado “Árbol embrujado” (queda de tarea preguntarle a algún guardaparques por qué lo llaman así, ya que no es solo por su particular aspecto).
Parque Nacional Volcán Irazú, sector Prusia

Hay algo más en esta zona, y es que al iniciar el camino que lleva hacia la entrada del bosque de Prusia se puede encontrar el Sanatorio Durán, un lugar bastante popular entre los costarricenses. Se trata de un hospital del siglo pasado en el que se trataban pacientes de tuberculosis, abandonado hace ya varias décadas. Es conocido por sus historias de fantasmas, y es un lugar interesante para visitar, aunque no sea algo para todo el día.

El Sanatorio Durán

Parque Nacional Volcán Tenorio

Este tal vez sea mi parque nacional favorito entre los que conozco. Mucha gente lo conoce como “Río Celeste”, debido a que esta es la atracción principal del lugar. Sin embargo, el parque tiene muchísimo más que ofrecer; contiene un sendero (que más adelante se divide en 2) que se adentra en lo profundo de un bosque enorme, donde se puede ver  una gran cantidad de especies de plantas y animales (incluso serpientes, aunque raramente se acercan a los lugares frecuentados por personas, por lo que no hay mucho peligro). La catarata del río es algo que deja la boca abierta cuando se bajan los escalones del camino que lleva a ella y se empieza a ver de lejos, y en general todo lo que se puede ver a ambos lados del sendero del parque es para maravillarse también. Un poco más allá de la catarata (donde el sendero se divide) hay un mirador desde el que se puede ver el volcán, pero no se puede acceder al volcán en sí. Lo último que se puede ver en el extremo del sendero es el “teñidero”, la parte del río donde se empieza a ver celeste bruscamente, debido a ciertos minerales del fondo que causan un efecto óptico.

El Río Celeste

Muchos visitantes llegan al parque con la intención de bañarse en el río, pero esto está completamente prohibido (obviamente, es un parque nacional). Sin embargo, existe la posibilidad de bañarse en partes que se encuentran fuera del parque, y es fácil llegar hasta allí.

Monumento Nacional Guayabo

Además de naturaleza, Costa Rica también tiene lugares antiguos. Este monumento arqueológico tiene alrededor de 3000 años de historia, y fue declarado Patrimonio Mundial de la Ingeniería Civil hace algunos años gracias a obras de ingeniería realizadas por los primeros pobladores como caminos, acueductos, reservorios y filtros,  que siguen funcionando en la actualidad.  Conociendo un poco de su historia se disfruta más la visita a este lugar, además de por la naturaleza que lo rodea, que no podía faltar.

Kevin Cambronero
Autor: Kevin Cambronero

Deja una respuesta