Budapest, llegué para enamorarme.

1 año ago
Marcela Rodríguez Reachi
275

¿Cómo comenzó el mejor viaje que he hecho? Budapest allá vamos

El 2017 trajo para mi uno de los mejores viajes que he vivido. Decidida, emocionada e ilusionada emprendí en septiembre un viaje que me cambiaría la vida, y me traería una de las mejores experiencias que he vivido hasta ahora, una aventura que decidí vivir completamente sola. Recorrer Europa durante 15 días, sólo yo y mi mochila, el propósito era conocer, aprender y llevarme conmigo momentos que no cambiaré por nada. ¿Próximo destino? Budapest.

Después de haber recorrido varios lugares por Europa, entre ellos, Bélgica, Alemania y Praga, de haber visto y conocido gente maravillosa durante esos días, finalmente llegué a Budapest, recuerdo perfectamente llegar por la noche, un poco desorientada y hambrienta, comencé mi aventura para llegar al Hostal “West Budapest Hostel, por cierto, el costo por noche era una ganga, las instalaciones estaban bastante bien por el precio que pagué, así que tal vez si estás pensando viajar a Budapest lo podrías considerar para alojarte, lo dejo como recomendación de hospedaje.

Estaba maravillada, apenas comenzaba a ver sólo una parte de lo increíble que es esta ciudad.

Budapest 4k – Around The World 4K

Segundo día toca más y mejor

Finalmente llegué al hostal y decidí dormir para despertar temprano al día siguiente, había mucho por recorrer y conocer. Madrugué para ir a desayunar, fue que decidí recorrer las cercanías del Parlamento, el cual es impresionante por su arquitectura neogótica, realmente me dejó boquiabierta. Logré encontrar una cafetería donde tomé el desayuno y admiré, del lado de Pest, el río Danubio. Aún recuerdo esa calma y esa vista hacia el lado de Buda, estaba maravillada, apenas comenzaba a ver sólo una parte de lo increíble que es esta ciudad.

Así que terminé mi café y comencé a caminar hacia Buda para conocer el Castillo y el Bastión de los Pescadores. En mi recorrido me encontré con unos peculiares zapatos hechos de hierro, los cuales se encuentran en ese lugar en memoria de todos aquellos que fueron ejecutados a la orilla del río Danubio. Siendo este uno de los períodos más tristes que ha vivido Budapest. Recordemos que es un lugar con mucha historia y es uno de los varios monumentos que existen en la ciudad.

¡Qué siga la aventura!

Continué mi recorrido, cruzando por el Puente de La Libertad, el puente cuya estructura de acero color verde atrae tu mirada para invitarte a cruzar sin dejar de observar su majestuosidad mientras atraviesas por el río Danubio. De ahí te vas acercando cada vez más al Castillo de Buda hasta que logras llegar del otro lado. Hay 2 formas de subir, una puede ser caminando y la otra es por el funicular. Yo decidí caminar por el sendero y seguir apreciando aquellas hermosas vistas que nos ofrece hacia Pest. El primer lugar que visité fue la Iglesia de Matías. El costo para entrar es bajo y si presentas credencial de estudiante te hacen un descuento. Vale la pena conocerla por dentro también, tiene unos hermosos y coloridos mosaicos hechos de cerámica que le dan a la iglesia una vista llamativa y bella por fuera. Y ya les digo: capta tu atención de inmediato. Justo a un lado está el Bastión de los Pescadores, ese lugar te regala unas vistas hermosas, te enamoras aún más de Budapest. Además, debo mencionar que venden un helado de naranja delicioso. 

Mis últimos días

Después de pasar una tarde agradable en el Castillo regresé del lado de Pest, donde visité el “Budapest Eye”, es una rueda de la fortuna, como la llamaríamos en México, donde puedes subir y divertirte, si es que te gustan ese tipo de atracciones. Finalmente llegué al hostal para descansar un poco y ¡Oh sorpresa! Conocí a Acerina y Mansour, con quienes pasé una noche increíble y hasta el día de hoy me alegra haberlos conocido a ellos y a sus amigos. Ellos terminaron por hacer mi viaje en Budapest maravilloso. Me acompañaron en mi última noche, donde recorrimos la ciudad, pasamos por el Puente de Las Cadenas que es impresionante. Realmente Budapest te regala unas vistas espectaculares ya sea de noche o de día, es una ciudad que no termina de sorprenderte con su arquitectura, su ambiente, sus monumentos, su historia. Fue increíble para mi haber conocido este bello lugar, podría decir que hasta la fecha es uno de mis lugares favoritos, traje conmigo a México puros lindos y bellos recuerdos de aquella ciudad que me enamoró.

Autor: Marcela Rodríguez Reachi

Deja una respuesta